El asbesto o amianto es una sustancia peligrosa de muy amplia difusión. Se trata de uno de los materiales para los cuales la relación beneficio/riesgo es más desfavorable, lo que ha llevado a prohibirlo en muchos países, entre ellos la Argentina. La asbestosis es una enfermedad grave y a menudo mortal, provocada por la inhalación de fibras de este material, que se clavan en los pulmones y los van dañando. Con frecuencia, la asbestosis lleva al cáncer de pulmón. En numerosos casos, en el momento en que se diagnostica, sus efectos ya son irreversibles.
 
Pero nuestro país no se distingue por el fiel cumplimiento de sus leyes, y mucho menos de sus leyes ambientales. A pesar de la prohibición, el asbesto continúa vendiéndose por todas partes, sin que ninguna autoridad lo impida. En la primer página de Internet que buscamos, encontramos los siguientes proveedores de amianto. Damos la lista a título de ejemplo, ya que una búsqueda exhaustiva permitiría encontrar muchos más.

1. ESTRUCTURAS RABER

Sta. Rosa 2497

351-489-9830

Barrio Alto Alberti

Córdoba

351-480-3288

5003 

Chapas de asbesto cemento
Fibrocemento

6. JUNTAS GOMEZ

Alferez Burlando 1816

11-4272-9817

Luis Guillon

Gran Bs. As.

11-4272-9817

B1838BKJ

Junturas de amianto

7. CIMPA SERVICIOS S.A.

Av. Alvarez Thomas 2144

11-551-2236/555-1018

Capital Federal

Capital Federal

11-555-0505/0080

1430

Junturas de amianto

8. MAGAEFER DE JUAN CARLOS LUNA

San Nicolas 2939

341-431-3988

Rosario

Santa Fe

341-431-3988

2000

Tanques de asbesto cemento

 
¿No hay ninguna autoridad que visite a estas empresas y les advierta que el asbesto está prohibido en Argentina? ¿No hay nadie que les impida venderlo en el caso de que las empresas no acaten la advertencia?
 
Se me ocurre que uno de los problemas estriba en no haber designado explícitamente una autoridad de aplicación, encargada de hacer cumplir esta prohibición. En nuestro inverosímil sistema burocrático, las cosas pueden ser razonables, pero la respuesta será: "si a mí no me lo ordenan, a mí no me toca hacerlo". De modo que sería bueno ordenarle a alguien que haga cumplir la prohibición del asbesto, tanto en el orden nacional como en los órdenes provinciales, municipales y de la Ciudad de Buenos Aires.
 
Por si todavía quedara alguna duda sobre las razones para eliminar definitivamente el asbesto de nuestras vidas, les enviamos en tres entregas, los materiales didácticos que elaboró sobre el tema el Programa de Riesgos Químicos del Ministerio de Salud de la Nación.

 


VOLVER