Nuestro punto de vista es que las autoridades suelen subestimar los problemas derivados de las instalaciones de riesgo. Tal es el caso de las estaciones de servicio, que habitualmente no se tratan como tales, a diferencia de otros países, que ni siquiera las admiten en las áreas urbanas.
 
Las personas que hayan viajado a Europa en los tiempos del dólar barato recordarán que no les era fácil encontrar una estación de servicio en el interior de una ciudad. Hay buenas razones de seguridad, como lo saben los vecinos de estaciones  que tuvieron filtraciones de nafta (como las de 9 de Julio y Libertador o Independencia y  9 de Julio) o que tuvieron explosiones (como la de Santa Fe y Aráoz).
 
Sin embargo, nos cuesta mucho aprender de las malas experiencias. Las estaciones de servicio, como todas las instalaciones peligrosas, deben cumplir con el procedimiento de evaluación de impacto ambiental, que fija la ley 123 (modificada por la 452) de la Ciudad de Buenos Aires. Hay un procedimiento para las estaciones nuevas, pero todas las anteriores deben cumplir con un procedimiento de adecuación para minimizar los riesgos que implica su presencia en el interior de un área urbana.
 
Las cifras de cumplimiento de esta normativa son las siguientes: en la Ciudad de Buenos Aires hay aproximadamente 400 estaciones de servicio, de las cuales solamente 2 (¡repito, solamente dos!) tienen iniciado su trámite de evaluación. En ambos casos lo inció la Autoridad de Aplicación de oficio. Es decir, que ninguno de los dueños de las 400 estaciones de servicio se sintió motivado para cumplir con las leyes vigentes.
 
En otras palabras, que no tenemos manera de saber si esas estaciones implican o no algún riesgo para la población, porque no se han hecho los controles necesarios para saberlo.
 
La siguiente resolución de la Defensoría del Pueblo en la que recomendamos al Gobierno de la Ciudad que haga cumplir la ley de Evaluación de Impacto Ambiental a las 400 estaciones de servicio que aún no lo han hecho. La firmé en un momento en que estuve a cargo del organismo por ausencia de su entonces titular, la Dra. Alicia Oliveira. La resolución fue redactada por la Dra. Teresa Mancini.
 
 
Más cuidado con las instalaciones peligrosas
(Salvador Dalí: "Explosión",1954).
 
 

CUATROCIENTAS ESTACIONES DE SERVICIO SIN EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

Buenos Aires 24 de Abril de 2003

 VISTO:

 Las actuaciones que obran en esta Defensoría: 6574/02, 8007/02, 8642/02, 6059/02, 999/03, 1000/03, 1274/03.

En la Ciudad de Buenos Aires existen alrededor de 400 estaciones de servicio habilitadas por el gobierno de la ciudad.

                           Algunas de estas estaciones hoy se encuentran trabajando también con  GNC, tendencia que va en aumento a medida que aumenta la demanda de ese combustible.

Hoy se han producido problemas derivados de la falta de cumplimiento de las normativas de seguridad y control de dichas instalaciones.

Y CONSIDERANDO:

               I.      Que de acuerdo a la información obrante en las actuaciones de referencia y a lo informado por el por la Dirección de Política y Evaluación Ambiental GCBA, las estaciones de servicio existentes en la Ciudad de Buenos Aires, no poseen finiquitado el procedimiento Técnico y Administrativo de la Evaluación de Impacto Ambiental ni la adecuación a ello, como lo ordena el artículo 30 de la Constitución de la Ciudad de Buenos Aires y la Ley 123 –modif. 452- de la misma.

             II.      Se han llevado adelante investigaciones por la Adjuntía a cargo del Defensor del Pueblo Adjunto Antonio Elio Brailovsky, respecto de la problemática de las estaciones de servicio solicitándole informe sobre las restricciones y límites a la instalación de estaciones como así también los requisitos necesarios para que estas desarrollen su actividad correctamente. 

            III.      Para dichas investigaciones se ha tenido en cuenta la normativa vigente en el tema, como ser: la siguiente normativa Nacional el Decreto 2040/83, de expendió de combustibles. Decreto 1212/89, sobre hidrocarburos. Resolución de la Subsecretaria de Combustibles N 6 /1991. Decreto 2016/92, especificación para la construcción de Estaciones de Servicio. La Resolución S.E N 404/94. La Resolución de la Secretaria de Energía N419/1998. Resolución 79/99, combustibles, entre otras; la ley 24.051 sobre Residuos Peligrosos, el Artículo 41 de la Carta Magna Nacional, en cuanto a la protección del Ambiente.

         IV.      En cuanto a la normativa vigente en la Ciudad de Buenos Aires:  Se ha evaluado el Código de Planeamiento Urbano (Ley 449), que de acuerdo al cuadro de usos Nº 5.2.1 a), se determinó que el uso “Estación de servicio, combustibles líquidos y/o GNC” corresponde a la referencia “C”, la que indica que en cada caso concreto será el Consejo asesor, el que evaluará su localización.

           V.      Que el citado Consejo solo evaluará las estaciones a localizarce en distritos: R2b III, C3, E1,E2, E3 e I, y queda prohibida su instalación en distritos R1a, R1b1, R1b2, R2aI, R2AII, R2bI, R2bII, C1 y C2.

         VI.      Que hoy no se admite la localización de ninguna estación de servicio si en la acera correspondiente se encontrasen implantadas instalaciones fijas, tales como bocas de subterráneos, cámaras transformadoras subterráneas, gabinetes o ventilaciones de instalaciones subterráneas, postes de alumbrado, etc.

        VII.      Que el citado Código no establece ningún plan de adecuación para las estaciones ya instaladas y habilitadas con el Código de Planeamiento anterior.

      VIII.      Que dichos emprendimientos deben tener un correspondiente Certificado de Aptitud Ambiental, de acuerdo a la legislación de Evaluación de Impacto Ambiental  vigente en la ciudad de Buenos Aires.

         IX.      En lo que respecta a la ley de Impacto Ambiental N123/99, las Estaciones de Servicio resultaban categorizadas ,de alto Impacto ambiental, en algunos distritos y de Mediano Impacto Ambiental en otros.

           X.      En los casos de Alto Impacto, para obtener el Certificado de Aptitud Ambiental, el interesado debía cumplir con el procedimiento Técnico Administrativo establecido por ley que requería de un estudio de Impacto Ambiental y de su discusión en audiencia Pública, mientras que en los casos de Mediano Impacto, el recurrente debía presentar informes Técnicos  de los Indicadores M1-tránsito, M2- Residuos Líquidos, Sólidos y semisólidos, M3- Residuos Gaseosos, M5- Infraestructura, M6- Urbanístico y M7- Incendio.

         XI.      Que en el 2001, la LEY 123/99, sobre Impacto Ambiental fue modificada por la ley 452, determina que las estaciones de Servicio Combustibles líquido, son consideradas de relevante efecto, lo que implica que todas deberán presentar un Estudio de Impacto Ambiental y se deberá luego someterlo a Audiencia Pública.

        XII.      Que se ha establecido por medio de su decreto reglamentario nº 1120/01, que: “...los usos existentes habilitados con anterioridad a la reglamentación de la ley citada, deberán cuadrarse dentro de los alcances del artículo 40 (Régimen de Adecuación), siendo la Autoridad de  Aplicación el organismo competente para su resolución...”; lo que corresponde a todas la estaciones con fecha de habilitación anterior al 6 de Julio de 1999.

      XIII.      También para aquellas estaciones habilitadas –como de mediano impacto ambiental- con anterioridad a la modificación de la ley 123 por la ley 452, que estableció que todas las estaciones son de Relevante Efecto  Ambiental y que aquellas que fueron catalogadas como de mediano impacto deberán presentar información complementaria para poder obtener el certificado de Aptitud Ambiental, estableciendo, entre otros, como mínimos requisitos a cumplimentar los siguientes: Programa de vigilancia y monitoreo de las variables ambientales, suelo y recursos hídricos subterráneos, efluentes, aire ruidos y vibraciones; Programa de Recuperación Ambiental; Planes y Programas para emergencias e incidentes, Higiene y Medio Ambiente; Mantenimiento de Equipos y Control de sistemas, Cumplir con la Normativa Nacional y Municipal, entre otros.

    XIV.      Respecto de los infractores a la ley 123, el Art. 38 de la misma dispone: “Las actividades, proyectos, programas o emprendimientos, o las ampliaciones de las mismas que se inicien sin contar con la Declaración de Impacto Ambiental o que no cumplan con las exigencias, seguimiento y controles que establezca dicha Declaración serán suspendidas o clausuradas de inmediato, sin perjuicio de las responsabilidades que pudieran corresponder a sus titulares. En todos los casos la Autoridad de Aplicación puede disponer la demolición o el cese de las obras construidas en infracción a la presente norma, con cargo al infractor”; y el Art. 39º: “La Autoridad de Aplicación ordena la suspensión de las actividades, proyectos, programas o emprendimientos cuando concurrieran algunas de las siguientes circunstancias:

a) Encubrimiento y/u ocultamiento de datos, su falseamiento, adulteración o manipulación maliciosa en el procedimiento de evaluación y de renovación del Certificado de Aptitud Ambiental.

b)  Incumplimiento o trasgresión de las condiciones ambientales impuestas para la ejecución del proyecto.”

     XV.      Que hasta la fecha no existen Estaciones de servicio Adecuadas a dicho plan ni estaciones categorizadas de relevante efecto, que tengan el correspondiente certificado de Aptitud Ambiental, por ende todas las estaciones de servicio se encontrarían  en infracción con la ley 123.

    XVI.      Además el Código de edificación de la Ciudad de Buenos Aires. -Cap.4.12- en su capítulo  “ De la protección contra incendios”, establece los lineamientos en cuanto a emergencias y prevención de ese aspecto .

  XVII.      Que el cumplimiento de estos lineamientos básicos es obligatorio para los propietarios de dichos emprendimientos.

XVIII.      Que cualquier omisión al respecto atenta contra el derecho del resto de los habitantes a gozar de sus derechos. La Constitución de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires en su art. 10º pondera que “...Los derechos y garantías no pueden ser negados ni limitados por la omisión o insuficiencia de su reglamentación y ésta no puede cercenarlos”..

   XIX.      La Constitución  de la ciudad de Buenos Aires en el art. 26 respecto del derecho a un ambiente sano declara que, “El ambiente es patrimonio común. Toda persona tiene derecho a gozar de un ambiente sano así como el deber de preservarlo y defenderlo en provecho de las generaciones presentes y futuras. Toda actividad que suponga en forma actual o inminente un daño al ambiente debe cesar.”.

     XX.      Que una estacón de Servicio es un lugar que implica un riesgo alto y que  por ello debe ser especialmente controlada y vigilada.

    XXI.      Que luego en el art. 30, la Constitución de la Ciudad, ..."Establece la obligatoriedad de la evaluación previa del impacto ambiental de todo emprendimiento público o privado susceptible de relevante efecto y su discusión en audiencia pública”.

  XXII.      Que esta Evaluación de Impacto da las bases ambientales para evitar que una actividad lícita termine violando las normas ambientales derivando ello en una actividad ilícita.

 XXIII.      Que el mencionado certificado (punto ocho) de Aptitud Ambiental es requisito necesario para la obtención de cualquier registro de  permiso Obra o Certificado de habilitación. A las actividades comprendidos en la clase II , se  las debe acompañar con la presentación  del Permiso de Obra o Certificado de Habilitación una declaración jurada firmada por el titular del emprendimiento y el profesional responsable .

XXIV.      Presentada  la documentación en la Subsecretaría de Planeamiento Urbano, en las Direcciones Generales de Fiscalización  de Obras y Catastro y de Habilitaciones y Permisos según corresponda, deben cumplir con los requisitos necesarios para obtener el Certificado de Aptitud Ambiental en forma automática y en el mismo acto de extensión del permiso de Obra o Certificado de Habilitación. 

XXV.       Que además toda instalación y equipo eléctrico ubicado en el lugar o ambiente peligroso deberá cumplir con lo previsto en estas normas de seguridad normas IRAM-IAP y concordantes normas extranjeras homologadas por IRAM para ambiente Clase1.

XXVI.      Que la Secretaría de Energía  ejerce el control del cumplimiento de las normas de seguridad vigentes únicamente, de las bocas de expendio de combustibles líquidos, aplicándose a tal efecto las prescripciones de la Resolución S.E.4074/94.

XXVII.      Que hoy la Ciudad se encuentra superpoblada de Estaciones de Servicio, las que constituyen un evidente riesgo para la comunidad. Riesgo que puede considerarse asumido al momento de obtener cierto confort dentro de una ciudad también superpoblada de vehículos.  

XXVIII.      Que esta industria, evidentemente presta un servicio necesario, el que es asumido por la comunidad. Pero siempre dentro de ciertos límites, aquellos que hacen al respeto por los derechos de los demás y a una convivencia sana. 

XXIX.      Que en pos de dichos objetivos, son los órganos estatales los que deben crear y articular controles dentro de la ciudad.

XXX.      Que ninguna empresa debe dejar de cumplir con dichos requisitos, que hacerlo implica externalizar el riesgo a la ciudadanía toda. Ya que todo lo que la empresa no haga para cubrir los riesgos y problemas ambientales, los termina pagando la comunidad y en cuestiones de Ambiente lo paga con su salud y la de las generaciones futuras.

XXXI.      Como ejemplo tenemos la reciente explosión de la estación de servicio de la calles Aráoz y Santa Fe.

XXXII.      En dicha estación se estaba dando un caso concreto de negligencia contaminación al suelo, ya que se detectó –luego de la explosión-, que se estaba bombeando gases e hidrocarburos del suelo, lo que debió ser notificado en su momento a la autoridad de ambiental y de seguridad.

XXXIII.      En la misma, también se, detectó irregularidades administrativas y de seguridad de carácter grave, las que motivaron –amén de la explosión- la clausura preventiva de dicha Estación, por parte del órgano de Control de la Calidad Ambiental Disposición Nº 74/DGCCA/2003.

XXXIV.      Otro ejemplo es el de la Estación de la calle Lima e Independencia, donde se detectó un deflagración de hidrocarburos, hace mas de 12 años. Que esta perdida afectó la estación “Independencia” de la línea E y todo un sector de tierra alrededor de ella.

XXXV.      Que luego de diez años de juicio, la empresa dueña de la estación fue condenada a reparar el daño ambiental. Hoy dicha sentencia se encuentra en etapa de ejecución, pero sin solución concreta. Además se debe tener en cuenta que el daño producido a la tierra y a las napas afecta a toda la comunidad, tanto las generaciones presente como las futuras.

XXXVI.      Otro ejemplo es la estación de Av. de Libertador y Cerrito, justo bajo la autopista, donde también se sufrió un deflagración de una magnitud considerable que determinó la clausura de la misma temporalmente. Sin embargo hoy se encuentra funcionado normalmente, lo que no quiere decir que el problema se ha solucionado.

XXXVII.      Que dichas estaciones tienen problemas, que exceden el límite de riesgo tolerable de cada uno de los ciudadanos de esta Ciudad. No puede temerse el llegar a cada esquino donde haya una estación y preguntarse si esta tal vez no explotará.

XXXVIII.      Hoy la Constitución de la ciudad de Buenos Aires (art. 26) y la Constitución Nacional (art. 41), exigen a los órganos de gobierno que cumplan con su deber de proteger los derechos de sus gobernados, sobretodo en lo que respecta al derecho a un ambiente sano y apto para el desarrollo de las generaciones presentes y futuras.

POR TODO ELLO LA DEFENSORIA DEL PUEBLO DE LA CIUDAD AUTÓNOMA DE BUENOS AIRES RESUELVE:

Artículo 1: Recomendar al Sr. Secretario de Medio Ambiente arbitre las medidas necesarias a fin de dar cumplimiento a lo dispuesto por el artículo 30 de la Constitución de la Ciudad de Buenos Aires, respecto de la obligatoriedad de la realización de la EIA a todo emprendimiento público o privado de relevante efecto. Que dichas medidas se adopten con un criterio de urgencia.

Artículo 2: Recomendar a la Dirección de Política y Evaluación Ambiental que arbitre las medidas necesarias a fin de regularizar la situación de todas las estaciones de servicio que se encuentran en la ciudad de Buenos Aires, exigiendo el cumplimiento del plan de adecuación de las mismas a la ley 123.

Artículo 3: Recomendar al Sr. Secretario de Medio Ambiente se intime a todas las empresas dueñas de estaciones de servicio a que presenten su Estudio de Impacto Ambiental o plan de Adecuación correspondiente de acuerdo la ley 123, bajo apercibimiento de las sanciones prescriptas por los artículos 38 y 39 de la ley 123.

Antonio Elio Brailovsky
Defensor del Pueblo Adjunto
de la Ciudad de Buenos Aires 


 VOLVER