Clarín Digital: Martes 10 de octubre de 2000 FUE EN LA PERITO MORENO
Cayó una gran antena sobre una autopista 

Mide 20 metros · Sólo rozó a un auto · No se sabe quién debe mantenerlas

 

El accidente ocurrió minutos antes de las 11 de la mañana. Una antena de radio de más de 20 metros de altura cayó sobre la autopista Perito Moreno. En su caída golpeó a un Fiat Palio en el guardabarros. No hubo un gran choque ni tampoco heridos, se trataba de un momento en el que no había mucho tránsito. Pero tampoco hubo un organismo del Estado que se hiciera cargo del control del mantenimiento de la antena.

Para la empresa de transportes fueron "las fuertes ráfagas de viento" de la mañana las que provocaron que la antena de hierro se cayera sobre la autopista Perito Moreno.

La Policía y una fuente de Autopista Urbana S.A. hablaron de un camión que —en la playa de estacionamiento de Expresso Sudatlántica— rompió uno de los tensores que sostenían a la estructura metálica. De acuerdo con esta versión, la antena no soportó el viento y cayó sobre el lado de la autopista que viene para la Capital Federal a metros del peaje y a la altura de la calle Rivadavia. En su caída golpeó el guardabarros y rayó el capó del Fiat Palio.

En la empresa Expresso Sudatlántica aseguraron que la antena estaba instalada desde 1995 y que nunca tuvo problemas. Pero no pudieron asegurar —ante la consulta de Clarín— si desde el momento de su instalación alguna vez había sido revisada.

El control de las antenas —desde el 14 de julio de 2000— dejó de estar en manos de la Comisión Nacional de Comunicaciones. La Resolución N° 302 del Ministerio de Infraestructura y Vivienda dice que no le corresponde a esa comisión el control de las estructuras soportes de antenas. "Es una obra de ingeniería civil" dijeron desde ese ministerio. Desde allí también aseguraron que sólo regulan las alturas de las estructuras para no tener problemas con los vuelos de los aviones. "Del resto se encargan los municipios".

En el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires el área que se debería ocupar del tema sería Planeamiento y Fiscalización de Obras y Catastros. Pero no respondieron a las consultas hechas ayer por Clarín.

Cuando eran las 11.30 los operarios ya habían retirado los restos de hierro que habían formado parte de la antena. Desde arriba de la autopista se veía la base de cemento y parte de la antena y, en el jardín de al lado, a 3 mujeres de un asilo de ancianos tomando sol.


 

La contaminación electromagnética y sus efectos sobre la salud

Por Arq. Liliana Álvarez
 

Qué es y como nos afecta
Introducción
        La contaminación se ha convertido en un problema a escala
planetaria, con  consecuencias graves para el medio ambiente y la salud humana. Por desgracia, en  vez de mejorarse en los últimos años, a los contaminantes ya conocidos se ha venido a  sumar la contaminación electromagnética, como subproducto del desarrollo tecnológico masivo basado en la electricidad y las comunicaciones.

       Cuando nos referimos a contaminación electromagnética o
electro polución, hablamos de la contaminación producida por los campos eléctricos y electromagnéticos, como consecuencia de la multiplicidad de
aparatos eléctricos y  electrónicos que nos rodean por todas partes, tanto en nuestro hogar como en el trabajo. Son radiaciones invisibles al ojo humano pero perfectamente detectables por aparatos de medida específicos.

       Dada la proliferación incontrolada de fuentes de contaminación electromagnética a  nuestro alrededor, son múltiples los científicos de renombre internacional que han  mostrado su interés por el tema, advirtiendo del creciente riesgo a que nos vemos  sometidos; en este sentido, apuntan no pocas investigaciones publicadas en prestigiosas revistas científicas. De entre los efectos adversos publicados en estas  investigaciones podemos destacar los siguientes: cefaleas, insomnio, alteraciones del  comportamiento, depresión, ansiedad, leucemia infantil, cáncer, enfermedad de Alzheimer, alergias, abortos, malformaciones congénitas, etc.

       Debido a  esta preocupación mundial, creciente, por la electro polución  surge el proyecto CEM (de campos electromagnéticos), auspiciado por la  Organización Mundial de la Salud, en el cual participan numerosos países, y mediante el cual se pretenden aunar esfuerzos con el objeto de lograr un adecuado conocimiento sobre los efectos de la contaminación electromagnética.

       Teniendo en cuenta la bibliografía especializada  y las publicaciones consultadas, queremos recordarle  el destacado papel que en la electro polución tienen las siguientes fuentes:

       1) Los tendidos de alta y media tensión, con sus subestaciones y transformadores:
           Estos elementos son fuente de campos  electromagnéticos de alta intensidad en al nivel de ELF,  cuyo alcance es variable y cuyos efectos pueden ser perjudiciales para la salud. Existen 30 subestaciones de transformación y transformadores en la región algunas situadas en las inmediaciones del entorno urbano.


       2) Las emisoras de radio y TV, así como las estaciones  base de telefonía móvil:
              La contaminación es en el nivel de radiofrecuencia y microondas (desde 100 KHz - 300 GHz). Los campos electromagnéticos producidos son
 pequeños, aunque en la cercanía de las antenas emisoras (dependiendo de su potencia y frecuencia)   pueden alcanzarse niveles de densidad de potencia y  campo eléctrico perjudiciales para la salud. Además, estas radiaciones tienen un gran alcance y están  experimentando un crecimiento exponencial, por lo que  afectan a un sector cada vez más amplio de la población.

       3) Los electrodomésticos y las instalaciones eléctricas caseras:

              El creciente uso de electrodomésticos nos somete a un mayor riesgo de irradiación en nuestras casas, en el caso de que los electrodomésticos no dispongan de las adecuadas  medidas de seguridad: microondas, calefactores,
vitrocerámicas; o de que las instalaciones eléctricas no posean una correcta toma de tierra.

       4) Las instalaciones y aparatos de uso industrial:

              En el medio industrial se puede fácilmente estar expuesto
a elevados niveles de electro polución. A este respecto existe una normativa  que es el mínimo exigible a cumplir.

Conceptos básicos

       Las radiaciones electromagnéticas se dividen en dos grandes categorías ,  dependiendo de su nivel de energía: las radiaciones ionizantes y las no ionizantes. Ejemplos de radiaciones ionizantes serían la radiactividad o los rayos X. Están admitidas como peligrosas y se gestionan con las medidas de seguridad apropiadas, por lo que ya no volveremos a tratarlas, y nos centraremos en las no ionizantes. 

       Las radiaciones no ionizantes son las producidas por la corriente eléctrica, transmisiones de radio y televisión, y telefonía móvil (también llamadas microondas).

De estas radiaciones siempre se ha dicho que no perjudicaban porque no producían  efectos de calentamiento celular (los llamados "efectos térmicos"). Esta opinión nunca ha sido unánime entre los científicos, pero recientemente se vienen produciendo una serie de hechos que han sacado el tema a debate. Lo que ya muchas investigaciones  han dejado claro es que también existen "efectos no térmicos", que hasta ahora no se han tenido en cuenta, pero que no por eso dejan de ser peligrosos.

       Las radiaciones que hasta el momento se reconocen como más perjudiciales son,  por un lado, las emitidas por los tendidos eléctricos de alta
tensión y sus estaciones transformadoras, y por otro, las derivadas de la telefonía móvil, tanto las emitidas por  los teléfonos móviles como las procedentes de sus antenas base.

Cómo nos afectan las microondas.

       Son cientos las investigaciones de laboratorio que han encontrado relaciones positivas entre microondas y desórdenes de todo tipo. Estas investigaciones ya ha puesto de manifiesto cómo influyen las microondas sobre los tejidos de los  seres vivos.

       Los organismos animales utilizan electricidad para desarrollar sus funciones vitales. Lo que corre por los nervios son  corrientes eléctricas. Pruebas como el electroencefalograma o el electrocardiograma lo que hacen es registrar la actividad  eléctrica del cerebro o del corazón para detectar si existen irregularidades en su funcionamiento. El Dr. Hyland, de la Universidad de Warwick (GB), afirma que las ondas utilizadas por los teléfonos móviles son de la misma frecuencia que las ondas cerebrales alfa, por lo que,  aunque la intensidad sea muy baja, el cerebro está especialmente sensibilizado a esta frecuencia.

       Sintetizando mucho, citaremos algunas de las  principales vías de influencia, aunque hay que decir que prácticamente cada día hay algún equipo de investigadores que descubre nuevas alteraciones: una de ellas es a través de un aumento de la permeabilidad de la  barrera hemato-encefálica: Las neuronas, como todas las células, están recubiertas de una membrana que las protege del exterior. Las microondas provocan una dilatación de los poros de esa membrana, que se hace así permeable a determinadas sustancias que no deberían entrar en las neuronas. Este proceso permite relacionar las microondas con tumor cerebral, enfermedad de Alzheimer y pérdidas de memoria, como consecuencias más directas.

       Otra vía de influencia es a través de la producción de melatonina. La melatonina es una hormona descubierta  recientemente, producida por la glándula pineal, una de cuyas funciones conocidas es la de regular los ritmos de  sueño y vigilia. Una alteración en su producción con lleva desarreglos del sueño y otras, tales como  depresión, cansancio y, en el extremo, propensión al suicidio.


       Experimentos de laboratorio han demostrado que las radiaciones de baja intensidad producen roturas en el ADN. El ADN es el encargado de fabricar células  especializadas, y su rotura puede provocar la fabricación de células no especializadas, es decir, cáncer.

Investigaciones epidemiológicas

       Las investigaciones relatadas hasta ahora son de laboratorio, practicadas sobre animales, que casi siempre son ratas. Otra línea de investigación es la llamada epidemiológica: Estudios para averiguar la incidencia de una cierta enfermedad sobre la población.

       El doctor Siegal Sadetzki, del Centro Médico Chaim Sheba en Tel Hashomer, Israel, ha informado que niños israelíes que emigraron
a Estados Unidos en los años 50 -y que entonces fueron tratados con radiaciones para tratar una  enfermedad del cuero cabelludo- están desarrollando en la actualidad meningiomas,  un tipo de tumor. La incidencia de este cáncer entre la población que fue irradiada  hace 30-35 años es de 4 a 5 veces mayor que en la población no irradiada.

(American Journal of Epidemiology, Febrero 2000)

       El Instituto Militar de Higiene y Epidemiología de Varsovia (Polonia), bajo la dirección del Profesor Stanislaw Szmigielsky, también ha avanzado información de la investigación que están llevando a cabo y que tienen previsto terminar en 2005. El estudio hace un seguimiento de los historiales médicos de los soldados que estuvieron expuestos a radiaciones de microondas (las mismas que utilizan los teléfonos móviles) entre los años 1970 y 1990, y los compara con historiales de otros soldados que no estuvieron expuestos.

Algunos de los hallazgos reportados  son:  Los soldados expuestos son más propensos a desarrollar una larga lista de cánceres 10 años antes que los no expuestos.  El grupo expuesto muestra una mayor incidencia de muerte por cáncer de piel, cerebro, sangre, aparato digestivo y sistema linfático que el grupo no expuesto.
       El artículo se publicó en el UK Sunday Mirror el domingo, 26 de
Marzo 2000.

       Otro estudio encontró que la muerte por suicidio entre los trabajadores que están  regularmente expuestos a radiaciones electromagnéticas fue doble que entre los trabajadores no expuestos, encontrando además que el riesgo más alto de suicidio se daba entre los que estaban sometidos a mayores niveles de exposición, particularmente durante el año que precedió al suicidio. 
La relación más fuerte se encontró entre los que murieron antes de los 50 años. 

       El estudio lo llevó a cabo un equipo de investigadores de la Universidad de Carolina del Norte (EE.UU.) y se publicó en el último número de Occupational and Environmental Medicine, Marzo 2000.

       Como puede verse, la forma en que las microondas nos afectan es muy variada, y los plazos de tiempo en que sus efectos se hacen visibles pueden variar desde unos pocos días a 20 ó 30 años.  Podemos decir con toda seguridad que si alguien pone la mano en el fuego se quemará. Pero si una persona con el virus de la gripe pasa un rato con un grupo de amigos, unos serán contagiados y otros no, dependiendo de la predisposición personal de cada uno o de cómo de cerca haya estado del griposo.

       Algo similar sucede con las microondas. La investigación es complicada, pero eso no quiere decir que no sepamos nada al respecto, ni que tengamos que esperar hasta saberlo todo.

       Ya hay compañías de seguros en el exterior, que excluyen en sus contratos los riesgos derivados de las radiaciones electromagnéticas (Lloyds, Sterling, Swiss, RE, Allianz...).

       También hay empresas que han recomendado a sus empleados que utilicen el móvil sólo en casos de urgencia, y aún así, lo más brevemente posible.

 (Royal North Shore Hospital, Public and Commercial Services Union...)

        La empresa Metrocall, una de las principales vendedoras de
móviles en  EE.UU., advierte a los padres que desean comprar un teléfono móvil para su  hijo adolescente o pre-adolescente de los riesgos que puede suponerle su uso. (Se están protegiendo contra posibles demandas como las que están llevando a cabo algunos fumadores).

        La Organización Mundial de la Salud inició una investigación en el año  1996 que estaba previsto que duraría 5 años. Periódicamente ha publicado algunos "avances" que son poco claros, en comparación con los avances de otros investigadores. Además, ya ha anunciado que el estudio se prolongará un mínimo de tres años más. Y para terminar de eliminar dudas, recientemente se ha sabido que el director de la investigación, Dr. Mike Repacholi trabajaba para las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos hace 10-15años, y ya entonces tuvo conocimiento de las investigaciones que ponían de manifiesto la relación entre ondas electromagnéticas y cáncer (Referido en el libro de Tim Rifat mencionado más arriba).

Si las cosas son así ¿Por qué no estamos informados?

VOLVER