A continuación,  una fotocopia de una ficha de seguridad de este producto, elaborada por la empresa Dow, en la que se lo reconoce como un producto peligroso,que puede causar la muerte si se lo inhala en grandes cantidades, lo que puede ocurrir por accidente en cualquier momento.
 
Reconocen también que causa daños en el hígado y el sistema nervioso central. No reconocen su carácter cancerígeno. Dan instrucciones para su manipulación, tratamiento del personal afectado, respuesta en caso de accidente y tratamiento de los residuos.
 
Esta ficha de seguridad no suele estar al alcance de los trabajadores de las tintorerías y el público usuario no llega a conocerla nunca. Yo pregunto: ¿lo saben las autoridades que habilitan estas tintorerías? ¿Lo saben quienes las autorizan en los mismos sitios en los que se venden comidas? Los municipios que habilitaron estas tintorerías en casi todos los shoppings, ¿se preocuparon por conocer esta información? ¿No pudieron obtenerla o no quisieron obtenerla?
 
Me parece que los datos son concluyentes: no debe haber actividad de tintorerías en los mismos sitios en los que se preparan o venden alimentos. Esta prohibición debería ser inmediata. Creo que con un poco más de reflexión deberíamos eliminar completamente esta sustancia del mercado, pero hasta tanto nuestras autoridades se atreven a decidirlo, por lo menos deberíamos retirarla de todos los sitios en los que se producen o venden alimentos.


VOLVER