Acabo de dirigirme a la Secretaria de Gobierno y Control Comunal, Lic. Silvana Guidici, para pedirle que ordene el retiro de una construcción ilegal, dedicada a la publicidad y venta de sopas y caldos deshidratados, perteneciente a la empresa Knorr Suiza, ubicada en la intersección de las avenidas Sarmiento y Libertador, en pleno Parque Tres de Febrero.

 

Esta instalación, que imita una casa alpina cubierta por falsa nieve, es doblemente ilegal, ya que el Parque Tres de Febrero es Urbanización Parque (up), lo que significa la absoluta prohibición de publicidad en el mismo. Por si fuera poco, también es Área de Protección Histórica (APH), con las mismas restricciones, tal como surge del Código de Planeamiento Urbano y del Código de Publicidad de la Ciudad de Buenos Aires.

 

Por las características del sitio afectado, no es necesario constatar previamente si la empresa ha sido autorizada a hacerlo por algún funcionario del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Esa posible autorización, en caso de existir, es insanablemente nula y sólo puede acarrear la apertura de un sumario al que la hubiera firmado.

 

Se trata de una agresión más al espacio público, perpetrada por quienes creen tener la impunidad que en la Argentina de hoy da el dinero. A pocos metros del hermosísimo Patio Andaluz del Rosedal se ha colocado un adefesio que subordina el paisaje urbano al interés comercial de una empresa multinacional.

                                        Un hermoso jardín en el que nadie vende nada

                             (Patio andaluz del Rosedal, planos de Forrestier, París, 1924)

 

El parque Tres de Febrero significa para nosotros una importante herencia en nuestra identidad natural y cultural. Ni siquiera estoy pidiendo que tengan la visión de nuestros antecesores y nos dejen obras de esa calidad artística. Pero, ¿es mucho pedir que no sigan arruinando lo que hicieron otros funcionarios con más visión que los actuales?

 

Afirma Mafalda que "la sopa vendría a ser uno de esos símbolos de cómo funciona la sociedad". ¡Por eso, y en nombre de Mafalda, les pìdo que retiren de inmediato ese puesto de venta de sopas!

 

¿Quién autorizó el tráfico ilegal de sopa? 


VOLVER